23 mar. 2010

¡Qué Extraño!




Hay algo en mi curiosidad que despierta cada vez que veo cosas raras. Cosas raras como las que veo en las calles. Cosas raras como las que después de un 27 de febrero ya no son las mismas cosas raras. Cosas raras como personas en las que hay mayor afiatísmo y sentimentalismo con personas que jamás esperaba ver que podían ver tan buena relación. Cosas raras como ver a gente apuradísima en la mañana y en horas puntas, y después de esas mañanas y horas puntas dejan vacías las calles de mi ciudad a la cual antes del 27 de febrero lo veía agitado, apurado, y sin ningún pequeño descanso.

¿Habrá histeria? ¿Miedo? ¿Preocupación?
¡Qué raros están todos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario